Vivaldi: Basado en Chromium, pero distinto a Chrome

¿Qué significa que Vivaldi tenga el mismo motor que Google Chrome?

A menudo nos preguntan por la relación entre Vivaldi y Chrome. Lo cierto es que, aunque dependemos del motor Chromium (creado como parte del proyecto Chromium de Google), eso es todo lo que tenemos en común. ¿Qué implicaciones tiene esto?

Vivaldi fue creado en 2015 debido a la falta de opciones que ofrecían otros navegadores. Desde el principio nos centramos en construir una interfaz de usuario (IU) propia que pudiera personalizarse de muchas maneras.

Bajo la IU de un navegador (que es la parte que la mayoría de la gente ve, y con la cual interactúa) encontramos un motor de renderizado, que se encarga de mostrar el contenido deseado en la ventana del navegador, así como un motor de navegación, que se encarga de unir el motor de renderizado y la interfaz de usuario de la aplicación.

No todos los navegadores utilizan el mismo motor, y cuando tuvimos que elegir el más adecuado para nosotros nos dimos cuenta de que el código de Chromium era fiable, además de ser el más popular: ambas características de gran importancia para el equipo de Vivaldi. Otros fragmentos de código estaban siendo reeditados o directamente no estaban disponibles. Si hubiéramos tenido que diseñar un motor desde cero no podríamos habernos centrado en lo que para nosotros era más importante; nos habría llevado demasiado tiempo y habría supuesto una inversión notable. No en vano, nadie ha desarrollado un nuevo motor en los últimos veinte años.

Gracias a la gran comunidad involucrada en el proyecto Chromium, Vivaldi también se podría beneficiar de las mejoras de código que muchos desarrolladores llevan a cabo, entre los cuales nos incluimos. Los desarrolladores de Vivaldi informan de fallos de manera regular, y pronto empezarán a enviar correcciones de código.

La misión de Vivaldi

Una vez solucionado el tema del motor, nos enfrentamos al siguiente desafío. En vez de utilizar la IU de Chromium habitual, nos dedicamos a construir nuestra propia interfaz basada en tecnologías web.

El código de Vivaldi es el que hace posible que se pueda personalizar el buscador de la manera que ya conoces. En Vivaldi se puede modificar el color de fondo, el tema principal y cambiar de posición la Barra de herramientas y las ventanas, así como editar la Página de inicio.

Nuestro código también permite ‘apilar’ las pestañas y disponerlas ‘en mosaico’, comentar las páginas web, añadir notas y trabajar con Paneles web.

La interfaz de usuario de Vivaldi da la opción de usar Comandos rápidos (para buscar marcadores, navegar por el historial de búsqueda, abrir pestañas, realizar ajustes), a la vez que permite Gestos de ratón para acciones como cambiar de pestaña o activar el teclado.

Para aquellos a los que les gusta tener muchas pestañas abiertas, Vivaldi permite hibernar tanto pestañas individuales como pestañas apiladas, liberando así memoria mientras el usuario no las esté utilizando de manera activa.

Las posibilidades para personalizar Vivaldi son infinitas. Incluso los usuarios que lleven mucho tiempo utilizando el navegador pueden encontrar opciones que aún no conozcan.

Los Paneles web en la barra lateral permiten que los usuarios organicen las ventanas de una manera única.

Datos personales en Vivaldi

A diferencia de Google, nuestro modelo de negocio no se centra en la recolección de datos personales de los usuarios para ganar dinero. No recopilamos datos de uso. Solo intentamos llevar un recuento genérico del número de usuarios, el sistema operativo que utilizan y en qué parte del mundo están.

Además, gracias a nuestro sistema de sincronización, tus datos están protegidos. Para ello no utilizamos el servidor de sincronización de Google, y por tanto no podemos compartir información con Chrome. Los cambios que hemos hecho al motor hacen que sea incompatible con la sincronización de Chrome. Con Vivaldi, tu información está protegida con cifrado de extremo a extremo. Desarrollar nuestro propio sistema de sincronización no fue sencillo, pero la privacidad es muy importante para nosotros.

En resumen, Google no se beneficia del hecho de que Vivaldi esté basado en Chromium, ya que no puede conseguir información de nuestros usuarios.

Algo que sí hemos integrado de Google es la API de navegación segura, que contrasta las páginas que visitas con una lista de sitios identificados tanto por posibles ataques de suplantación de la identidad (phishing) como por programas maliciosos (malware). Esta función puede desactivarse en los ajustes de privacidad (Opciones > Privacidad). Sólo recuerda que lo haces por tu cuenta y riesgo.

Si quieres saber más al respecto, puedes leer esta publicación en inglés, donde Yngve explica las dos razones principales por las cuales Vivaldi accede a los servidores de Google. En nuestra Política de Privacidad también encontrarás información sobre cómo gestionamos tus datos.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, ¿cómo de probable es que en un tiempo cambiemos a otro motor o desarrollemos uno propio? La respuesta rápida es que ahora dependemos de las muchas modificaciones que hemos hecho al código Chromium, y ‘traducirlas’ a un nuevo motor no tendría mucho sentido. Por lo menos por ahora.

Foto principal de Joel Filipe en Unsplash.

Publicado originalmente el 28 de febrero de 2018 – Por Equipo Vivaldi

Join the Conversation

  1. A decir verdad, para mí el móvil y el ordenador pueden compararse con el domicilio habitual y la casa de “fin de semana” y por eso me gusta tenerlos separados, bien independientes uno de otro, y por eso la sincronización es algo que me resulta funesto.

    Tampoco es de mi agrado no poder “controlar” los pormenores de mi navegador (o de mi buscador porque, al fin de cuentas, ambos se necesitan para “crear” el servicio) y por esto, por ambas cosas, uso Vivaldi, porque además de su solidez y de su agilidad me permite “dejar en Las Vegas lo que sucedió en Las Vegas”.

    He de decir que no uso muchas apps (la de Ecosia, History Eraser y Search by Image, y Google Translate aunque cada vez que lo uso tiemblo) pero en ninguno de los navegadores probados por mí he usado otras, de hecho varias de ellas se han inventado cuando yo ya estaba desesperado (paso de la cincuentena) por encontrar un navegador que fuera la mezcla justa entre lo tradicional y lo futurista y cuando encontré a Vivaldi no pude creer en mi suerte.

    Por eso aunque tanto su dedicación como su filosofía son de agradecer, de nada sirve si no se posee la sabiduría para hacerlas trabajar en el mismo sentido y ustedes, amigos de Vivaldi, han resultado ser unos sabios.

    Sigan como hasta hoy y no cambien, el mundo precisa de gente con principios.

    Un abrazo.

    1. Nos han emocionado tanto tus palabras que vamos a compartir el mensaje de manera interna con todo el equipo de Vivaldi.

      ¡Gracias, de corazón! Un abrazo de parte de todo el equipo.

Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Vivaldi